“¿QUE ES LA CUERPA SINO UN LUGAR COMUN, O EL LUGAR DE LO COMUN?

Pequeño ensayo reflexivo a propósito del 7mo aniversario de PISO, un proyecto de la artista Noemí Segarra.  El encuentro tuvo lugar en El Cuadrado Gris del 18 de agosto al 8 de septiembre de 2018 en Santurce, Puerto Rico.

18 AGOSTTO PISO

 

“Cuando era pequeña me encaramaba con frecuencia en los árboles de pomarrosas. Trepaba alto, como trepaban los nenes de la familia, aunque me decían que trepar árboles no era cosa de niñas. Pero a mi no me importaba. Subir a lo alto era la sensación más próxima a la felicidad, a la libertad. Era como un fluir, como dejar avanzar una memoria de siglos que se aventuraba a darme placer sin remordimientos o consecuencias. No pensaba ni calculaba cada paso o cada movimiento. Sólo trepaba por instinto, ayudada por mis manos y mis brazos y mis piernas que se movían hacia arriba a cada oportunidad que las ramas me ofrecían u ocultaban. Y ya en lo alto, la sensación no era de ojos, ni de caras, ni de piernas, ni de manos, ni de brazos. Allí en lo alto la experiencia era de bocas. Saboreaba las pomarrosas con mis labios, dientes y lengua sentada sobre una rama gruesa entre las piernas que besaba otras bocas. Y allí en lo alto, sin apenas pensar en ello, conectaba todas las sensaciones de mi cuerpo desde una boca a otra boca y a otra boca y a otra boca.”

 

image3

Noemí Segarra

 

¿Qué es el cuerpo? ¿Qué es la cuerpa sino un lugar común o el lugar de lo común? Espacio de práctica, de belleza, de sensación, de placer, de estética y de estéticas. Espacio de lucha y de recomposición. Frontera, espacio finito e infinito donde toma lugar la experiencia íntima y pública, la lucha diaria, la rendición, la desobediencia, la resistencia. El lugar desde el cual emana la producción del anhelo y de la fuerza, del deseo y del poder, de placer. El espacio desde el cual generamos creatividad, cultura y violencia. La materia que nos condiciona a ser objeto natural de la ciencia y de la maravillosa indecencia. El lugar que guarda nuestros límites, y el panorama desde el cual nos arriesgamos a borrar lo definido. Voluntad de instrumento, e instrumento de voluntad.

image10

Atravesado por el discurso imperial, que produce cuerpos colonizados como realidades sociales, la cuerpa artista como un cuerpx niñx se transforma en campo de exploración fluida y de batalla donde el aparato ideológico es confrontado. La artista baila y se conecta, nos conecta, con aquello que es anterior al lenguaje, y a la frontera del  yo.

image1 copy

Cuerpo ávido que explora, cuerpa que se mueve, cuerpa que piensa, cuerpa que siente, cuerpa que espera, cuerpa contingente. Mi cuerpo, tu cuerpa, nuestrxs cuerpxs.

image7

Al celebrar los siete años de PISO proyecto, como una genealogía de lo posible, se ofrecen en este encuentro los límites del cuerpo y de las cuerpas para caminar la vida y movernos en ella como quien se encarama en las posibilidades e imposibilidades la urbe colonizada. Y nos hacemos músculos, huesos, ojos, manos, brazos, piernas y bocas. Desde la danza, el movimiento, el fluir y la experimentación, abrimos los límites de posibilidad y proclamamos  “¡Oh cuerpa mía, haz siempre de mí un ser sexuado que interroga, y que siente!”.

image2

Durante estos siete años y desde el movimiento como experiencia y como experimentación, desde el archivo y de las muchas preguntas que generan acción e improvisación, PISO provoca en el reconocimiento de cuerpos contingentes. Cuerpas y cuerpos que se encuentran y que plantean las múltiples combinaciones del ser o del individuo, como combinaciones diferenciadas. Cuerpas y cuerpos que retan desde el movimiento aquellas identidades normativas, homogeneizantes o hegemónicas que nos enmarcan. El movimiento experimental y la experiencia causal y casual, sin norte o sin sur, apela a la vida como una corporalidad en sí misma. Los cuerpos se mueven al toque de una provocación que no tiene identidad y se mueven sin razones, desabrochando expresiones que no requieren de una comprensión necesaria, pero que funcionan como afirmación de lo posible.

image8

El archivo es sólo un trazo, una huella, la imagen de la cuerpa artista como un panorama contingente, espacio generador del ímpetu que culmina en resistencia y desde el cual emana la producción de experiencias, un espacio fundamental para la generación de actividad política, para la generación de vida y para la generación de pensamiento, de sensualidad, de belleza, de afirmación, o de duda.

image11

Entre la intersección de roles y nociones de género, raza y clase junto a muchas otras posibles combinaciones, la cuerpa que baila se concibe como un ente generador de interrogantes. El movimiento y su exploración expande los límites de las dicotomías mente/cuerpo, público/privado, doméstico/público, sujeto/objeto, feo/bello, íntegro/mutilado para multiplicarse entre sus posibles combinaciones.

image4.jpeg

En esta celebración de sus siete años, PISO se reafirma en una nueva relación con el cuerpo y en la urbe como cuerpa y como concepto central de la voluntad libertaria. Cuerpa mío y cuerpo tuyo y cuerpa de todos. Cuerpo como espacio de práctica, de replantearse y reconocernos. Cuerpa donde tienen lugar las rupturas a las que la historia no podrá determinarnos. Cuerpa en movimiento que conecta todas las sensaciones desde todas las bocas sociales, ideológicas, normativas y trascendentes hacia otras bocas y otras bocas y otras bocas. Bailemos.

– Raquel Torres-Arzola, 2018

Todos los derechos reservados.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s