EL CUERPO EXTENDIDO

 

Ensayo publicado originalmente en el catálogo de la exhibición titulada “Espacios Intimos” de los artistas Bárbara Díaz Tapia e Iván Girona. La exhibición estuvo abierta al público del 10 al 28 de diciembre de 2015 en el espacio Matadero Art en San Juan, Puerto Rico.

IMG_0599

“Decir que actualmente hemos perdido el contacto con nuestros cuerpos no significa que no podamos verlos. En realidad, es como si hubiera una relación inversa entre el hecho de ver nuestros cuerpos y el de sentirlos: cuanto más conscientes somos de nosotros como los “artefactos culturales”, “fragmentos simbólicos” y “cosas creadas” que son las imágenes, menos parecemos percibir la complejidad y la riqueza de la existencia corporal que nos alimenta.” Martin Heidegger

Según Amelia Jones, las apuestas de la estética que determinaron el movimiento y desarrollo del arte moderno ocultaron y reprimieron el cuerpo del artista con la intención de privilegiar ideológicamente un sujeto imparcial y, por consecuencia, incorpóreo. Esta ocultación del cuerpo que dominara hasta la década del 1960 estaba atada a una estructura patriarcal y, por consecuencia, colonialista, clasista y heterosexista que segregaba los espacios entre una esfera pública masculina y una esfera femenina privada y doméstica.

A partir del auge del arte feminista en las décadas de 1960 y 1970, el cuerpo del artista pasó a tomar la forma de un intenso escenario en el que se discutía el cuerpo mismo como un espacio de confluencia y discusión entre esferas. Sin embargo, la intensa tecnologización de la sociedad a partir de la década de 1980 y la infinita reproductibilidad como característica de la era digital, sustituye la presencia corporal del autor a una experiencia de simulación y representación, que nos ha conducido a percibirnos sólo a partir de la posibilidad de hacernos parte de una imagen mundial generalizada. Un momento histórico donde lo privado pasa a ser lo público por defecto, y en el cual el cuerpo puede ser y no ser, a su vez, un espacio de pertenencia.

IMG_0602

En su propuesta más reciente titulada Espacios íntimos, la artista puertorriqueña Bárbara Díaz Tapia realiza una serie de escenas en las cuales aborda diversos espacios de su hogar para generar reflexiones visuales públicas y privadas en acuarela, gouache, pigmento, tintas, grafito y gel médium sobre papel libre de ácido. En estas escenas, tanto el trazo como las diversas intensidades en el uso del color, la composición y el tratamiento de los elementos que identifican el hogar, parecieran introducir al espectador a una experiencia corporal expandida. El cuerpo de la artista se evoca indirectamente en los diversos recintos de su intimidad o se transmuta hacia el cuerpo de la casa que la alberga, hacia la materialidad de su estructura como una sensorialidad que se extiende, que la personifica y que le otorga características que revelan una monstruosidad posible, alegórica y emotiva.

Según el espacio del entorno que es abordado en cada pieza, las líneas nerviosas, quisquillosas e intensas trazadas por la artista revelan brazos, piernas o torsos como elementos independizados de una totalidad corporal humana que refuerzan la personificación de la estructura física del hogar. En otros, la presencia de cuerpos fantasmales sugieren espacios psicológicos y emocionales irresueltos y en conflicto como contenedores de la única intimidad en el entorno. Igualmente, la intensidad del rojo parecería brotar del papel como si brotara de la estructura material del inmueble, como un cuerpo que menstrúa infinitamente, un saco amniótico que perpetúa su derrame en la afirmación de la no maternidad biológica, en una maternidad alegórica desde la cual la artista se mira, se nutre, se potencia y se protege a sí misma.

IMG_0606

En Espacios íntimos, la artista Díaz Tapia reafirma y expande la línea entre lo público y lo privado a partir de una simbiosis sugerida entre su propio cuerpo y el espacio del hogar como una matriz alegórica convirtiéndola en imagen, no para verla o permitirnos verla, sino para reclamar su pertenencia, apropiar la complejidad y riqueza existencial del cuerpo y su transmutación en el espacio. Díaz Tapia reta así, desde el cuerpo extendido y sugerido, aquellas discusiones que aún en la época de la simulación continúan como un discurso cada vez más relevante.

– Raquel Torres-Arzola, 2015

Todos los derechos reservados.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s