“El artista nos invita a mirar al individuo y al animal no como un otro, sino como a sujetos similares en un reino indefinible, fantasioso y lúdico”.

Publicado originalmente como crítica radial para la edición matutina de Hoy en las Noticias, espacio informativo de Radio Universidad de Puerto Rico el 30 de julio del 2014.

 

Screen Shot 2014-07-30 at 9.39.02 AM David Zayaz, El desfiladero de los sueños, 2014 [medio mixto]

Screen Shot 2014-07-30 at 9.39.32 AM

 David Zayaz, del proyecto Un Zayas por día: 2 de marzo de 2013, [medio mixto sobre papel cartón]

En el ensayo titulado “El animal que luego estoy siguiendo”, el filósofo francés Jacques Derrida le sigue el paso a Sócrates y a Descartes en un mismo párrafo para apuntar con el dedo hacia esa característica que desde la mirada filosófica y científica ha colocado al hombre occidental sobre la cabeza del reino animal. Al mirarse a sí mismo como un ente racional y apalabrado, el ser humano ha insistido en diferenciarse de los animales desde su acceso al habla sin entender que más que una privación del animal al lenguaje, estamos hablando, según Derrida, de cuán privados hemos estados nosotros de respuestas.

El pasado viernes 20 de junio inauguró en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Arte de Caguas la cuarta muestra individual del pintor y muralista David Zayas. Bajo el título Animalia y desde una variedad de medios, soportes y tamaños, el artista propone un reino pictórico en el cual individuo y animal aparentan coexistir como sujetos igualmente presas de un mundo instintivo. En cada pieza, cada individuo pareciera haber sido despojado del habla y cada animal, a su vez, ha sido despojado de su estado salvaje para encarnar la domesticación, la docilidad y la inocencia.

La Animalia que propone David Zayas, se redefine entonces como un mundo onírico desde un lirismo pictórico muy propio de su autor, donde animal e individuo comparten un mismo orden desde una bien elaborada estética de la ingenuidad. Cada imagen contiene en sí misma una fábula invertida, sin inicio identificable o posible final, en la que el contenido didáctico o la enseñanza moral habita sólo en nuestra insistencia.

Junto a los individuos y animales, Zayas presenta objetos identificables. Máscaras, barcas, remos, globos o juguetes, todos objetos creados que enriquecen la narrativa pictórica en la medida en que establecen conexiones con el mundo de lo real. Sin embargo, estos objetos aparentan haber perdido funcionalidad. Y es que tanto individuos como animales se relacionan con éstos de manera casual, instintiva o fortuita.

En occidente, los textos de animalidad son aquellos donde el animal entra a escena como un otro que nos mira. Sin embargo, en la Animalia de David Zayas es el espectador quien entra a escena. El artista nos invita a mirar al individuo y al animal no como un otro, sino como a sujetos similares en un reino indefinible, fantasioso y lúdico. Un reino en el que la domesticación y la dominación del instinto pasivo sobre la razón sugieren la presencia de un poder que nace en los bordes de cada pieza. Un poder que pensamos conocer, al que estamos destinados sólo a contemplar y ante el cual estamos privados de respuestas. Animalia estará en sala hasta el 25 de octubre del 2014.

Para Hoy en las Noticias, en crítica de arte, Raquel Torres-Arzola.

Todos los derechos reservados.

Screen Shot 2014-07-30 at 9.38.41 AM

David Zayas, La promesa de Loto, 2014 [medio mixto]

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s